CeliagsTerapia

Terapia ocupacional a domicilio

¿Que es la terapia ocupacional?

La terapia ocupacional es una profesión socio-sanitaria cuya función principal es dotar a la persona de mayor autonomía y calidad de vida empleando para ello la ocupación como medio de rehabilitación, partiendo de una valoración especializada y la implementación de un plan de tratamiento pautado.
El terapeuta ocupacional emplea la actividad de forma terapéutica para la prevención de la enfermedad y/o la diversidad funcional, el mantenimiento de la salud y la rehabilitación de la funcionalidad perdida en las áreas de autocuidado (vestido, higiene, alimentación, etc), laboral, educativa, lúdica y de ocio, cuando existe algún tipo de problemática de carácter físico, cognitivo y/o sensorial.
El terapeuta ocupacional evaluará también las condiciones contextuales que pudieran afectar a la participación de la persona en sus actividades de la vida diaria, tomando en consideración, las barreras arquitectónicas, las condiciones de accesibilidad, o las variables de exclusión social, para adaptar o modificar el entorno con el objetivo de conseguir la mayor independencia posible.

Funciones del terapeuta ocupacional

  • Evaluación y valoración global de la persona, de sus capacidades y limitaciones.
  • Elaboración de programas de tratamiento según objetivos individualizados acordes con las capacidades, necesidades e intereses de la persona.
  • Entrenamiento y reeducación de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria (higiene, alimentación, manejo del transporte público, uso del dinero, etc.).
  • Valoración, diseño, prescripción y entrenamiento de órtesis, prótesis y productos de apoyo.
  • Adaptación y transformación del entorno eliminando barreras físicas y/o sociales que dificulten la participación de las personas en sus ocupaciones.
  • Estimulación e integración sensorial.
  • Asesoramiento en ocio y tiempo libre.
  • Orientación/reorientación laboral para incrementar las condiciones de empleabilidad y las oportunidades de inserción.
  • Colaboración con instituciones públicas y/o privadas para el desarrollo de programas orientados a la promoción de la salud y la participación social de la población con o sin discapacidad

¿Que es la integración sensorial?

En el desarrollo evolutivo de un niño/a pueden aparecer problemas en el procesamiento sensorial que no son siempre evidentes, pero si son muy graves debido a las importantes repercusiones que pueden tener en las diferentes actividades de la vida diaria.

El proceso de integración sensorial sucede de manera automática en la mayoría de las personas, razón por la que una persona no suele pensar conscientemente en ese proceso.

Es difícil que alguien pueda plantearse que un déficit en el procesamiento sensorial, pueda ser la causa de que un niño/a se niegue a probar ciertos tipos de alimentos o vestirse con ciertos tejidos. De esta forma, o el problema es realmente importante, o estas disfunciones pasan desapercibidas para aquellas personas no entrenadas en su detección, ocasionando problemas para los niños/as en tareas del día a día.

La teoría de la Integración Sensorial

La teoría de la integración sensorial (IS) fue desarrollada en Estados Unidos en la década de los 60 por la terapeuta ocupacional Jean Ayres.

La teoría describe a la integración sensorial como un proceso neurológico que integra y organiza todas las sensaciones que experimentamos de nuestro cuerpo y del exterior y nos permite generar una respuesta adaptada a las demandas del entorno.

La información sensorial llega al Sistema Nervioso Central (SNC) en donde se procesa mediante cuatro etapas: registro, modulación/regulación, discriminación e integración.

Sin embargo, cuando hay disfunción, el cerebro no procesa u organiza el flujo de impulsos sensoriales que aportan al individuo información adecuada sobre sí mismo y el mundo que le rodea. Y cuando esto sucede, tampoco dirige eficazmente el comportamiento.

Esta teoría es llevada a cabo exclusivamente por terapeutas ocupacionales con formación certificada en la teoría y tratamiento en integración sensorial.

¿A quién va dirigida la intervención?

No todos los niños/as con problemas de aprendizaje, comportamiento o desarrollo tienen una disfunción de integración sensorial subyacente.

Existen algunos indicadores que pueden ayudar a los padres a reconocer si está presente algún desorden del procesamiento sensorial.

  • HIPERSENSIBILIDAD TACTIL, AUDITIVA, OLFATIVA, VISUAL, VESTIBULAR Y PROPIOCEPTIVA:

    Puede manifestarse con comportamientos de irritabilidad o retirada al tacto, evitar texturas de ropas o comida, distracciones o reacciones de miedo al movimiento en tareas cotidianas como por ejemplo salir al recreo.

  • HIPOREACTIVIDAD A LA ESTIMULACIÓN SENSORIAL:

    Buscan experiencias sensoriales intensas como dar vueltas, chocar adrede con objetos. Fluctúan entre hipo reactivos e hiper reactivos.

  • NIVEL DE ACTIVIDAD INUSUALMENTE ALTO O BAJO:

    Los niños/as pueden fluctuar de un estado a otro. Pueden estar en movimiento constantemente, o pueden ser lentos en activarse y se fatigan a menudo.

  • PROBLEMAS DE COORDINACIÓN:

    Problemas de equilibrio, coordinación fina o gruesa, como cortar con tijeras, juegos deportivos.

  • RETRASO EN HABLA, LENGUAJE, HABILIDADES MOTORAS O RENDIMIENTOS ACADÉMICOS:

    En edad escolar puede haber problemas en áreas académicas a pesar de tener un nivel de inteligencia dentro de la normalidad.

  • POBRE ORGANIZACIÓN DEL COMPORTAMIENTO:

    Niños impulsivos o de fácil distracción que muestran falta de planeamiento al realizar alguna tarea. Dificultades para adaptarse a nuevas situaciones. Agresividad, huida o rechazo cuando son conscientes del fracaso.

  • POBRE AUTOESTIMA:

    Niños/as que parecen perezosos, aburridos o desmotivados. Evitan situaciones ya que no se sienten bien, piensan que todos los niños/as hacen las cosas mejor que ellos.